A pesar de todo

Ella sabía que tenía que irse pronto. Eran apenas las cuatro de la mañana, el cielo aún estaba oscuro. Lucía siempre hacía las cosas calmada, sin ningún apuro, aunque tenga que madrugar. Se baño, escogió la ropa que tenía que ponerse, se vistió y cepilló su cabello.
Después de ordenar su dormitorio, empacó. Odiaba la idea de dejar la mayoría de su ropa en los cajones del armario. Pero que más quedaba, se mudaría a una ciudad de la Sierra ecuatoriana llamada Cuenca, un lugar muy hermoso pero con un clima muy frío. Blusas cortas de tela fina y colores encendidos, faldas y sandalias quedarían apiladas en los armarios.
Lucía tiene 18 años, es una mujer muy hermosa, de temperamento impulsivo, siempre vivaz y alegre. Digna de admirar, por su carisma e inteligencia. Vive en Portoviejo, ciudad de Manabí. Desde muy pequeña ha sido acortejada, pero ella ha demostrado indiferencia a la mayoría de sus admiradores. Ahora ella decidió viajar a Cuenca, para estudiar en la universidad y ser profesora de educación básica.
Eran ya las cinco de la mañana, el bus saldría a las siete. Su rostro muestra una añoranza y tristeza típica por dejar el hogar. Pensaba mucho en Mauricio, le disgustaba la forma en la que se despidieron. Él dejó Portoviejo hace ya un mes para poder emprender sus estudios de periodismo en la Universidad de Cuenca. Lucía lamentaba lo que había dicho Mauricio aquella tarde, aunque él siempre se expresaba bien, lo único que se le ocurrió fue decir la dirección a en la cual ella lo pudiese encontrar.
Lamentaba la despedida que tuvo con Mauricio, estaba llena de expectativas, quería escuchar algo más aquella mañana. Ahora no tenía mucha importancia pues lo vería en pocas horas en Cuenca.
Mami Luz
Hija, ¿Estas lista?
Lucía
Ya casi. Ya bajo a desayunar.
Mami Luz
¿Y Mauricio, lo llamaste?
Lucía
Sí madre.

Se despidió de su familia, en especial de su mamá y emprendió su viaje en un transporte interprovincial. Al cabo de unas horas ya estaba en Cuenca. Apenas bajó del transporte, vio a Mauricio parado en una esquina cercana del terminal terrestre. Enseguida se reconocieron y corrieron a saludarse.

Mauricio
Hola Lucía. ¿Qué tal tu viaje?
Lucía
No nos hemos visto casi un mes. ¿Y así me saludas?
Mauricio
(Risas) Ni bien llegas ya me estas reclamando de algo.
Lucía
(Risas) Vamos a comer. Tengo hambre.

Mientras comían, Mauricio le explicaba a Lucía como más o menos era la vida en Cuenca, además le sugirió los lugares por los que puede estar sin peligro alguno. Lucía tenía una pésima memoria, siempre era olvidadiza un tanto distraída, por lo cual Mauricio le ofreció su compañía para cuando ella la necesitara:
Mauricio
Sé que vas a vivir con tu familia, pero si quieres que te acompañe a algún lugar, solamente avísame ¿sí?
Lucía
Gracias, tu siempre tan preocupado.
Mauricio
Vámonos ya. Después es peligroso por aquí.

Mientras esperaban un taxi, los dos estaban callados. Lucía pensaba que Mauricio en verdad no sentía nada por ella, había esperado tanto tiempo que se atreva a expresar sus sentimientos hacía ella, que estaba acostumbrada a esperar sin razón.
Mauricio pensaba en cómo pudiese decirlo, y a la vez lo imposible que era por que eran amigos desde muy pequeños. Así que considerando esto, lo más lógico es que Lucía sólo lo viera como un amigo y hasta como un hermano.
Mauricio
Lucía, cuídate. Ahora no nos vamos a ver muy seguido pero tampoco pierdas la comunicación conmigo

Lucía
Te voy a llamar todas las semanas. Pero tu también llamas ¿sí?
Mauricio
Claro, entonces que te vaya bien en clases. ¿Empiezas el lunes no?
Lucía
Si, que nervios
Mauricio
Tranquila, te va a ir bien. Chao
Lucía
Cuídate.

Pasaron ya algunos meses, aunque se seguían comunicando, cada vez era menos seguido. Se distanciaron al cabo de un par de años. Ella empezó una relación con un joven cuencano y al poco tiempo decidieron casarse. Había pasado casi tres años desde que Mauricio y Lucía no habían hablado.
En las vacaciones, Lucía fue de visita a Portoviejo. Su mamá siempre preocupada por aquel distanciamiento con Mauricio, preguntó por él:
Mami Luz:
¿Hace cuanto que no hablas con Mauricio?
Lucía
Madre, ya es muchísimo tiempo, le he perdido el rastro. Ni siquiera se su numero telefónico.
Mami Luz
La Pepa me contó que Mauricio ya trabaja en una radio de Cuenca.
Lucía
¿En serio? Me alegro por él. Ese era su sueño.
Mami luz
Deberías hablar con el. Localízalo.
Lucía
Sí, cuando este en Cuenca.
Lucía vivía sola, su esposo viajó a Estados Unidos para mejorar la calidad de vida. Aunque se sentía muchas veces sola, ya estaba acostumbrada. No necesitaba compañía alguna. A tal punto que tenía muy pocos amigos con los cuales mantenía contacto.
Su esposo, Carlos, todos los meses le enviaba dinero y uno que otro regalo para ella o para la familia. Entre estos regalos un día recibió un reloj de oro, muy hermoso. Vino envuelto en miles de periódicos y cinta de empacar. Ella lo desenvolvió y se prometió a si misma cuidarlo muy bien. Así que lo guardó en la caja fuerte.
Al cabo de unos días, Mauricio caminaba por el centro, camino a su trabajo en la radio. Lucía retiraba uno de los paquetes mensuales enviados por su esposo.
Mauricio
Lucía, a los años. Casi no me reconoces
Lucía
Mauri, en serio no te reconocí. Cuanto has cambiado
Mauricio
Tú, sigues igual. Los años no te pasan, y siempre tan linda.
Lucía
Muchas gracias. ¿Y a donde vas?
Mauricio
A mi trabajo, te cuento que por fin ya estoy en la radio
Lucía
Si me comento algo sobre eso mi Mamá. ¿y que tal te va?
Mauricio
Muy bien hasta ahora. Ahora me despido, sino llego tarde.
Lucía
Dame tu número de teléfono, para conversar otro rato.
Mauricio
Con tal de que tu me des el tuyo
Lucia
(Risas) 2830587

Mauricio
El mío es 2878645
Lucía
Esta bien, cuídate mucho y estamos hablando
Mauricio
Bueno, cuídate tú también.

La semana entrante lucía recibió una llamada de su esposo.

Lucía
¿ALO?
Carlos
Hola mija. ¿Cómo estas?
Lucía
Holaaa. Muy bien. Acababa de comer.
Carlos
Te llamaba para comentarte algo sobre el préstamo
Lucía
Mira, ya tenemos el terreno por lo menos, deja que pase algún tiempo y construimos la casa. No es necesario pedir un préstamo.
Carlos
Lucía, aprovechemos. Ahora es barato construir una casa. El Lunes te vas al banco y pides ese préstamo.
Lucía
Yo creo que no es necesario. De verdad.
Carlos
¿Quieres nuestra casa propia?
Lucía
Si, pero…
Carlos
Yo también la quiero. Por favor pide ese préstamo.
Lucía
Ya esta bien, el lunes voy para allá
Carlos
Gracias mi vida.
Lucía
Esta bien cuídate
Carlos
Chao, te amo.
Lucía
Yo también. Chao.
El lunes en la mañana Lucía se arregló, se puso la mejor blusa que tenía. Era preciso impresionar al prestamista para que acepte. Se baño, se vistió y abrió la caja fuerte. En ella estaba el apreciado reloj que le regalo su esposo hace no mucho tiempo. Cogió el resto de cosas que necesitaba y salió.
Esperó a que llegara el bus, se subió y se sentó en uno de los últimos puestos. Iba muy pensativa, ya que, quería que le den el préstamo.
Pero, después de unos 5 minutos, un hombre alto, mal encarado se sube al autobús. Lucía lo ve con cierta desconfianza, esperando que no se siente en el puesto de a lado. Para su mala suerte este hombre se sienta al su lado.
Ella no le dio mucha importancia, porque estaba muy concentrada en lo que diría en el banco para obtener el préstamo. Ya casi a medio camino, ella levanta su muñeca para ver la hora en el reloj pero no lo encuentra.
Lucía siempre fue impulsiva y arriesgada. El primer pensamiento de ella fue que el hombre mal encarado había robado su reloj. Se dispuso a coger un lima uñas que llevaba en la cartera y se lo apuntó al hombre en la espalda y le dijo:
Lucía
Quiero que me devuelva mi reloj. ¿Qué cree que puede salirse con la suya?
Va a meter el reloj en mi cartera, y no quiero que diga nada. ¡Muévase!
El hombre metió la mano en el bolso de Lucía y se escucho caer algo. Lucía supuso que su reloj estaba ya en la cartera. Así que alejó el lima uñas de su abdomen y el hombre se levantó muy rápido y se quedó en la parada.
Lucía estaba algo asustada y sorprendida de lo que acababa de hacer. Pero aparte de eso se sintió orgullosa. En la siguiente parada bajó del bus y cogió un taxi. Tenía que llegar pronto al banco. Cuando ya estaba sentada, abrió la cartera y se sorprendió al ver que tenía un reloj de varón.
No sabía que hacer, se sintió llena de ira. Se cogía la cabeza y veía detrás del taxi, buscando inútilmente al hombre que la robó.
Llegó al banco y obtuvo el préstamo. A pesar de haber recibido el préstamo se sintió mal. Fue a su casa. Se iba a cambiar de ropa pero antes, como buena costumbre, revisó los bolsillos del pantalón. En uno de ellos encontró su reloj de oro.
Su ánimo se puso peor aún. Ya que ella al principio pensaba que el hombre le había robado su reloj pero le puso otro a cambió. Lo que paso en realidad fue que ella le robo a un hombre solo por su desconfianza e impulsividad.
Sin saber que hacer, llamó a su amigo Mauricio. Aprovechó que el trabajaba en la radio para valerse de ello y encontrar al hombre que robó y devolverle su reloj.
Mauricio
¿Alo?
Lucía
Alo, ¿Mauricio?
Mauricio
Hola, Lucía ¿Cómo estas?
Lucía
Mauricio acabo de robar a un hombre. Quiero encontrarlo. ¡Ayudame a encontrarlo, por favor!
Mauricio
¿Cómo? ¿Robaste?
Lucía
Si, es que pensé que él había robado mi reloj en el bus y lo amenacé. Le dije que me diera el reloj, pero como no me lo había robado me dio el suyo.
Mauricio
¿Cómo fue que pensaste eso? Bueno ya tranquilízate.
Lucía
Eso me pasa por ser una impulsiva. ¡Ayúdame a encontrarlo!
Mauricio
Voy a decirlo en la radio, no te preocupes lo vamos a encontrar.

Paso ya un buen tiempo y no lograron encontrarlo. Aunque Lucía se sentía mal por el incidente, agradecía la experiencia, ya que gracias a esta volvió a comunicarse con Mauricio. Ahora siempre conversaban y se reunían algunas veces por mes.
Aunque puede pasar mucho tiempo, los amigos siempre están ahí para ayudarnos. Los amigos verdaderos te apoyan y no te olvidan.
Mauricio
Si vez, si no hubieses robado, no te hubieses comunicado conmigo.
Lucía
Tenía en mente llamarte, pero capaz que con tantas ocupaciones no lo hacía. Tengo que agradecerte, porque a pesar de todo siempre me ayudaste. Tal vez otra persona no me hubiese apoyado, con tanto tiempo que no nos veíamos ni conversábamos.
Mauricio
En parte es bueno que haya pasado eso, ahora conversamos y nos vemos. Todo gracias al señor mal encarado.
Lucía y Mauricio
(Risas)

Por favor tomen asiento.



Nosotras, entramos a un cuarto, nos fijamos detenidamente, casi por instinto, en la taza del baño. inmediatamente cojemos nuestro bolso y buscamos papel higiénico, lo colocamos inmediatamente encima de toda la taza, y nos disponemos a ponernos en una posición comoda, supuestamente, para continuar.

Los varones, no. simplemente llegan y lo hacen. es injusto

Ahora, van a pasar por lo mismo.Bildunterschrift: Großansicht des Bildes mit der Bildunterschrift: El pedido de orinar sentado fue aquí levemente mal interpretado.En otras culturas esta problemática pasa totalmente desapercibida o, peor aún, se acepta como parte del destino de la mujer. Muchos hombres, probablemente guiados por su instinto animal, sienten la necesidad de “marcar” su territorio, al igual que lo haría un perro o un león. Pero olvidan que ya pasaron muchos miles de años desde que el ser humano dejó de vivir en las cavernas y que la tecnología moderna nos proporcionó utensilios tan prácticos e higiénicos como el inodoro.

Lo que las nuevas tecnologías hacen de los medios


En la actualidad, el internet es la herramienta más común para el desenvolvimiento empresarial, estudiantil y de entretenimiento, siendo una red esencial para la elaboración de medios de comunicación como la radio.
Es más fácil y sencillo, el internet lo posibilita todo. El crear un programa de radio es una tarea fácil, gracias a herramientas como Podcasts y Live Streaming, que permiten que los medios se desarrollen y sean más interesantes e interactivos.





Del impreso al digital:  
1.       Dividir en párrafos: de los más importante arriba a lo mas irrelevante abajo
2.        Ordenar los párrafos: con el criterio de la pirámide invertida
3.       Redactar una entradilla. Al principio del texto y en cada párrafo
4.       Depurar redacción: al 50% ya que leemos un 25% menos de la velocidad normal en un texto digita
5.       Contextualizar la información. Links externos e internos. Recomendación: etiquetar con 4 o 5 palabras

Ley de Comunicación: Un debate entre medios, periodistas y Gobierno.


El día sábado 21 de noviembre se aprobó la nueva ley de comunicación. Después de 65 días la comisión ocasional encargada de redactar el proyecto de ley, “dispone en 104 artículos, cinco disposiciones generales, 10 disposiciones transitorias, seis regulatorias y una disposición derogatoria” muestra todo lo necesario para que los periodistas, medios y el país se atengan a las normas necesarias para regular los medios y el ejercicio periodístico.
Después de un sin número de debates y enfrentamientos ante la disposición de una nueva ley de comunicación, los medios y periodistas, además de estudiantes, se han expresado sobre este tema. La gran mayoría, está en total o parcial desacuerdo con la ley. Los temas más controversiales son: la privacidad a la libertad de expresión, los monopolios, el manejo de la programación de los medios y sobre todo el registro de los medios.
El rechazo a la nueva ley de comunicación es indudable. Hoy la Asociación de Comunicadores Sociales, Periodistas Profesionales y Afines del Ecuador (Asocope), realizó una marcha contra esta ley, ya que aseguran que “varios artículos son lesivos para la actividad periodística”. Además periodistas radiales, caminaron por el centro de Guayaquil y suspendieron sus emisoras por varios minutos, rechazando la nueva ley.
Así un sin número de protestas se han puesto en marcha desde que la se elaboraron las propuestas para la Ley de Comunicación. El Gobierno por su parte asegura que esta ley tiene que ser completamente democrática, por lo cual, el presidente de la Asamblea Nacional Fernando Cordero, “ratifica que el proyecto de Ley de Comunicación será analizado por organismos internacionales como la Corte Interamericana de derechos humanos”, el cual será tratado en el debate en el Pleno el 10 de diciembre del presente año.
Aunque todos los periodistas y medios están en contra, el Gobierno y asambleístas en general expresan que la propuesta de la nueva Ley de Comunicación no es violatoria de libertades ni de derechos humanos.

Sabiduría Andina: Una expresión cuencana.


Entre polleras, anacos, sobreros de paja toquilla, delantales, blusas de chola, canastas, candongas (aretes típicos de la chola cuencana), macanas (mantas o chales), maquillajes, las trenzas, sonrisas y apuros, los integrantes del “Grupo de danza y ballet folclórico Sabiduría Andina” se preparan para una de sus tantas presentaciones.
El grupo tiene sus antecedentes.  Juan Carlos Rodas, el director, es bailarín de profesión y psicólogo educativo. Ha sido embajador de nuestra cultura ecuatoriana por más de treinta años, dirigiendo y enseñando a jóvenes una de las artes más antiguas: la danza folclórica, que para él no es más que  “… un estilo de vida, no un simple pasatiempo. Los jóvenes deberían asistir a este llamado especial que la vida nos ha hecho, porque es lo que les debemos a nuestros ancestros después de todo lo que han hecho para que hoy seamos lo que somos”.
“Por eso… por eso… por eso te quiero Cuenca”. Comienza la música, hombres y mujeres salen con una gran sonrisa a presentarse ante su público. Al verlos, nos podemos dar cuenta que lo que hacen no es simple baile programado, sino un ritual de alegría y gozo que contagia a todos. Las polleras se elevan, los cholos saltan, gritos como ¡que viva cuenca! Se escuchan sin cesar. Lo que expresan es su vocación por la danza, y sin duda alguna la esencia de la vida tradicional de la gente que nos representa.    
Cada lugar, pueblo o nación expresan sus pensamientos, creencias y formas de vida, por medio del baile. Y Cuenca no ha quedado atrás, la música que acompaña a la danza folclórica tiene cierto nivel espiritual, ya que es su misión definitoria para que en todo el mundo integren, valoren y conozcan la cultura ecuatoriana. Tanto la música como el poder del baile, hacen que poco a poco los cuencanos, ecuatorianos y  latinoamericanos aceptemos este arte aunque no entendamos bien de lo que se trata y el enorme significado que tienen.
Resulta que preservar estas señas de identidad es tan importante como salvar al mundo del calentamiento global. Pero por los visto, conservar estas señas de identidad es prioridad para pocos. Para Cristian Coronel, el baile folclórico “es una explosión de sentimientos de alegría y protesta contras las personas que han ridiculizado este arte, sin respetar nuestras tradiciones, que es lo que de verdad nos identifica”. Los pocos grupos de música y danza folclórica que existen en nuestro país, nos representan de una forma magnífica y han de seguir en este deber de continuar su legado, preservando nuestras tradiciones aunque la mayoría no acepte de donde viene y se haga el ciego y sordo.
 “Cuencanita”, “Samba decí que sí”, “Por eso te quiero Cuenca” y la “Chola Cuencana”, son algunas de las danzas  cuencanas que “Sabiduría Andina” regala al pueblo, también hay otras representativas de Loja, Cañar, Cotopaxi, Chimborazo, Pichincha, Ibarra y Esmeraldas. “Por que el Ecuador es pluricultural, nosotros somos lo que somos, y representamos lo que fuimos y seremos”.
México, Argentina, Brasil, Chile, Perú, Colombia y España han sido los países que han recibido a este grupo de danza, que sin lugar a dudas ha puesto el alto al Ecuador y a su cultura. Han ganado encuentros de danzas tradicionales y han dado a conocer todo lo que es nuestro país sin la necesidad de que nos visiten. Porque hay que ver los bailes, son una inspiración que hacen que nos de ganas de saltar, bailar y amar lo que somos.
Actualmente, nuestras danzas tradicionales son inmortalizadas, gracias a estos jóvenes que mantienen nuestra identidad viva y la trasmiten por medio de sus ensayos y presentaciones. “No es el solo hecho de bailar, es sentir, vivir, demostrar que queremos a nuestra tierra y a nuestros antecesores que nos heredaron esa sabiduría andina”. Dice Karen Guaraca, una de las integrantes del grupo de danza folclórica Sabiduría Andina. 

"Comunicación y Marketing Sensorial"

El 28 de octubre del presente año, se celebró el primer Encuentro Binacional de Comunicación  Colombia-Ecaudor en Cuenca. Los temas que se tratarón fueron: "El relacionista público, la empresa y los medios"; "Relaciones Públicas vs Periodismo"; "Comunicación y Marketing Sensorial"; "Importancia de la medición de la comunicación en el desarrrollo del plan estratégico" y "La comunicación interna: eje principal de las relaciones de la empresa".

Como estudiante de relaciones públicas, el tema más interesante para mí fue : "Comunicación y Marketing Sensorial" tratado por Martha Lucía Buenaventura. En el cual, nos dio a conocer la principal función de un relacionador público, que es la de "dar a conocer algo en un idioma universal", es decir, por medio de una comunicación verbal y no verbal y en base al respeto de los códigos cultuales del público al cual nos dirigimos.

Hay que tener en cuenta que para mostrar un mensaje o producto, la comunicación verbal es más importante que la escrita o hablada, ya que incluye el lenguaje corporal, icóinico y paraverbal que favorece a la exposición multisensorial de las experiencias, así como sentimientos, emociones y aceptación del mensaje emitido.

Además, no debemos olvidar que para facilitar el proceso de comunicación, el ser humano debe ser un actor social. Por ello, la necesidad del marketing sensorial como un factor clave para la aceptación del público, que atare la atención del destinatario del mensaje por medio de la correcta comunicación. Entonces, ¿cuál es la mejor forma comunicar? Es por medio de la impresión de los sentidos. Por ejemplo, las personas no se acuerdan tanto de lo que dicen, sino de los que hacen, es por eso que generalmente aprendemos mejor de forma práctica que teórica. En el ejercicio del relacionador, las experiencias y los sentidos es lo más importante. El llegar al destinario no es suficiente, lo ideal es que nos recuerden y acepten.

Por último es necesario recalcar que las relaciones públicas eficientes en una empresa son la base para el desarrollo gradual y colectivo de la organización.

Accidente en la Base Aérea de Quito.

Hoy, aproximadamente a las 09h40 de la mañana, un helicóptero de la la FAE (Fuerza Aérea Ecuatoriana)que realizaba una exhibición durante una ceremonia militar, se estrelló.
Los principales diarios de Cuenca, anunciaron la noticia en sus respectivas páginas web; el Diario el Tiempo publicó el hecho a las 10:44 horas (Un helicóptero de la FAE se estrelló en Quito y deja dos tripulantes heridos); el Diario el Mercurio informó sobre el hecho a las 13:18 horas (Operaciones en el areopuerto de Quito suspendidas). Además se puede decir que la información del último mencionado, es una compilación de los datos publicados por los demás medios ecuatorianos.

En los medios impresos a nivel local la noticia fue inmediata, pero aún así la primacía es de Diario el Hoy (Helicóptero cae en Quito y deja dos heridos), seguido por el Diario El Universo ( Helicóptero se estrelló en la base aérea Mariscal Sucre de Quito), y Diario El Comercio (Un helicóptero hindú recién adquirido por la FAE se estrelló durante ceremonia militar)

Se debe recalcar que el Comercio mostró una clara imagen de la ubicación del accidente. El Hoy mostró además de la noticia central, una serie de fotografías, comentarios y breves del accidente.

El periodismo Digital Ecuatoriano está actualizado, no sólo el escrito tambien el radial y televisivo.

“LA F.L.: Una boutique popular.”


Eran las 6 de la mañana del día miércoles en la capital azuaya. El cielo estaba gris, tenía cara de llover. El frío llegaba hasta los huesos, pero parecía que yo era la única friolenta. Todas las personas apresuradas, vendedores, canastas y fundas que iban y venían en las manos de compradores, hacían del ambiente un tanto caótico, en el que ni siquiera se percibía el viento helado que corría.
Para muchas de las personas que se paseaban por semejante” boutique popular”, el día había empezado a las cuatro o tres de la mañana. En uno de los primeros puestos está la Sra. Marcela Mora. Con un buen poncho y guantes me atiende de la manera más cordial y hace que uno se sienta como en una verdadera tienda de ropa. Me cuenta que se levantó a las tres de la mañana para comer algo y cargar la ropa en la camioneta que la lleva desde su hogar en Turi, hasta la Feria Libre en el sector El Arenal. Se demora en armar su carpa unos quince minutos y esta lista para vender a las 5 de la mañana. “Esa es buena hora, porque todos los dueños de las tiendas del centro nos compran a buen precio la ropa, ¡y al por mayor!”. La señora Marcela gana unos ciento cincuenta o doscientos dólares cuando la venta ha sido buena, cuando no, gana como máximo ochenta o cien.
Así como ella, muchos vendedores viven de lo que les da de comer la Feria libre cada miércoles. Desde aguas de frescos hasta carteras y zapatos. ¡Todo se vende aquí!, hasta lo que no se puede vender, como los celulares robados. Por todo el mercado están guardias y policías, quienes se encargan de proteger a todos ciudadanos de estafas y robos. “Aquí los ladrones y estafadores son pilas, le dan un jabón en vez de un celular”, dice uno de los guardias.
Voy caminando y veo un sin numero de personas amontonadas en ciertos puestos. Toda la ropa esta apilada, las personas se empujan, remueven la ropa y cogen lo que pueden. Cuando ya no encuentran nada más que les interese o guste, comienzan a regatear. “Ya deme diez por las tres blusas” y el vendedor responde: “No madre, y yo ¿Qué me gano?”. Después de unos tres ruegos más el vendedor acepta y la compradora se va satisfecha empujando a la montonera que esta manoseando y viendo la ropa.
Murmullos, cientos de voces y gritos se escuchaban, pero ante todo, las ofertas que no pasaban desapercibidas:
-“Vengaaa el jean a doce dólar, venga… a diez para negocio.  Buena calidad. Cien porciento panameños, vengaaa”.
-“Tenemos tangas, el sostén que realza, levanta colas, fajas… en toda talla y a todo precio”.
-“Compre la gorrita del chavo a un dólar”.
-“Venga las blusas a tres dólares, si tenemos de su talla, venga”.
-“Los zapatos muñeca, nike y adidas de toda talla, para la niña, para el niño, el joven, para el señor”. “
-“Vea niña con confianza, la casaca de cuero, las carteras, las correas… venga si le rebajamos”
Cuando apagaba un momento mi sentido del oído, veía.  Colores claros, obscuros, brillantes y hasta fosforescentes. Los puestos con techos de plástico negro, rojo, amarillo y azul iluminaban y hasta alegraban el día sombrío. Todo tipo de accesorios y ropa hacían del lugar una cierta sintonía entre cultura, tradición y moda.
Los olores a palo santo, hierbas y el “Cafecito con leche caliente y sanduche de queso, a sólo un dólar” que se paseaban en la canasta del señor Lucio, alimentando y haciendo tener hambre a vendedores y compradores.
La famosa “F.L.”, no es sólo un lugar lleno de ropa y cosas baratas. Es una comunión de todo lo que nos representa, tenemos y nos falta. Además es la mejor “boutique popular”.

Periodista digital vs Periodista tradicional

Periodismo en la WEB 2.0


 Un libro de suma importancia, tanto para periodistas, estudiantes de comunicación social y personas enlazadas en la red. En este texto podemos encontrar un sin numero de sugerencias para escribir en la red, pero ante todo el uso de la "pirámide invertida". Los lectores en la red, no responden a la misma forma de escritura en impreso. Por ello la necesidad y deber de informarnos.

Diferencias perfectas


En un día normal, me levanto tarde porque hago tareas y leo en la noche. Pero hace una semana no fue así. Estaba en mitad de mis sueños cuando mi celular sonó. Me levante, un tanto dormida todavía, y contesté. Era una de mis mejores amigas diciéndome que necesitaba hablar conmigo. Como ley de toda buena cómplice, acepté. Quedamos en que vendría a mi casa en la noche, después de que yo saliese de clases.
A las nueve de la noche, comenzó nuestra conversación. Tocamos un sinfín de temas como: los estudios, amigos y amigas, familia y hasta política, pero esa no era la razón por la que ella estaba aquí. Mi amiga quería desahogarse de algo que prácticamente la desesperaba, y que otro tema más que: “hombres”.
Luego de quejas, suspiros y rabia, en una conversación que duró más o menos una hora, llegamos a una conclusión: ¡Nunca vamos a entender a los hombres, ni ellos nos entenderán! Y por lo tanto, ¿Qué podemos hacer? Que más que quererlos.
Mientras le servía un café a mi amiga, recordé que hace algún tiempo recibí un correo en el que decía: “Para hacer feliz a una mujer se necesita ser: amigo, compañero, amante, hermano, padre, maestro, educador, cocinero, carpintero, mecánico, plomero, decorador de interiores, estilista, sexólogo, obstetra, psicólogo, psiquiatra, terapeuta, audaz, muy limpio, simpático, atlético, cariñoso, atento, caballeroso, inteligente, etc., etc. Y para hacer feliz a un hombre se necesita: sexo, comida, cerveza y fútbol ¿Somos o no una ganga? ATT: Los Hombres”.
Así es, pensaba mientras bebía sorbo a sorbo el café, tanto hombres como mujeres exigimos del sexo opuesto una serie de características que lo hagan perfecto o perfecta. Le pregunté a mi amiga:
-          Imaginemos un momento, un mundo donde todos tenemos a la persona ideal, completamente perfecta, ¿No seria tedioso?
-          Creo que sí, demasiado. Me respondió ella.
La cuestión es que somos diferentes, y que mejor que lo seamos, pensaba. De eso se trata y así es como nos complementamos, hombre y mujer son polos opuestos (o no tan opuestos) que se atraen. “Hombres, sinónimo de fuerza, protección, les gusta saber que son necesitados; y las mujeres aparentemente débiles, nos gusta saber que somos apreciadas.”
Las mujeres dicen que los hombres son insensibles. Los hombres dicen que las mujeres somos exigentes. A la final los dos bandos están en una guerra continua, hasta que el hombre muestra su sensibilidad y la mujer deja a un lado las exigencias.
Mi conclusión es simple. Tanto hombres como mujeres, con semejanzas y diferencias, tenemos algo en común: la necesidad de amar y ser amados. Por lo tanto, no creo que sería justo perder esta oportunidad lastimándonos y gastando el tiempo en tratar de entendernos en vez aceptarnos y adaptarnos. 



Conviértase en video reportero de internet


Videochat: Conviértase en video reportero de internet
8 de octubre de 2009. Nodo Digital, Emprendimientos



Foto de Rui Ornelas, tomada de Flickr.com

El video es hoy el gran protagonista de la internet. Los usuarios ya dan por hecho que sus sitos favoritos les ofrezcan contenidos audiovisuales y para los periodistas se ha convertido en una poderosa herramienta para aumentar el impacto de sus historias.
Si quiere comenzar a realizar sus propias historias en video y difundirlas por toda la red, no se pierda este videochat el próximo 14 de octubre a las 5 pm, hora de Colombia. VEA SU HORARIO LOCAL.
La actividad tendrá 1 hora de duración y para participar en ella basta con ingresar a fnpi.org y hacer clic en el anuncio que estará publicado en el home de nuestro sitio.
Las intervenciones de Miguel Fernández seguirán este orden:
Entrando al mundo del video
¿Por qué hacer video para la web?
¿Qué características debe tener?
¿Cómo hacerlo atractivo para mis audiencias?
SESIÓN DE PREGUNTAS DE LOS PARTICIPANTES DEL CHAT
Planeando mi video
¿Cómo nace un video dentro de una redacción online?
¿Quiénes deben estar involucrados?
¿Lo puedo hacer todo yo?
SESIÓN DE PREGUNTAS DE LOS PARTICIPANTES DEL CHAT
¡Cámara y acción!
¿Qué necesito para realizar el video?
¿Qué cámara utilizar?: Formatos, opciones de la cámara, audio.
¿Cómo es la lógica del proceso de edición?
¿Qué debo tener en cuenta a la hora de editar?
SESIÓN DE PREGUNTAS DE LOS PARTICIPANTES DEL CHAT
Muéstrele su producción al mundo
¿Dónde puedo publicar mi video?
¿Cómo lo incluyo dentro de un proyecto multimedia?
¿Cómo lo puedo volver interactivo?
SESIÓN DE PREGUNTAS DE LOS PARTICIPANTES DEL CHAT
Miguel Fernández Flores
Miguel Fernández es un periodista mexicano radicado en España. Es especialista en proyectos multimedia y fotografía. Actualmente trabaja en producción, camarografía y edición de videos para Diximedia en Lainformación.com. También es profesor asociado del máster en periodismo de la Universitat de Barcelona (Programa BCNY con la Universidad de Columbia)

“Me llamo Miguel León y soy mitómano"


ENTREVISTA:


“Me llamó Miguel León y soy mitómano”. Con esta frase se presentó “Miguelito”, como prefiere que lo llamen, y con ella se presenta siempre, porque su psicóloga le sugirió que así lo haga. Enseguida, la mayoría de personas preguntan: ¿y qué es mitómano? Miguelito responde: “es que soy adicto a las mentiras”.
Miguelito nació en Cuenca–Ecuador hace 23 años. Fue criado por sus abuelos, ya que sus padres viven en España y de ellos no sabe casi nada. Estudia marketing a distancia en la UNITA y es secretario de una abogada. Tiene un trastorno de conducta llamado mitomanía, por el cual, una persona tiene la tendencia a mentir continuamente, a tal punto que desfigura su realidad, por que no la acepta tal como es.

-¿Por qué mentías  incontrolablemente?
Quería demostrar que no era una persona común y corriente como todas, no quería tener las mismas experiencias que todo el mundo tiene, quería contar algo interesante, quería ser mejor y más reconocido. Quería que digan: ¡Ve ese man! Él es el que se ganó la lotería, él es el que hace motocross y bicicross, él es que tiene la novia en Alemania y conoce casi todo el mundo.
-¿Nunca pensaste que alguien podía descubrir que mentías?
De ley. Pero no me preocupaba por que sabía que con una o dos mentiras más me podía justificar.
-Las personas que ya te conocían y sabían que siempre mentías ¿Qué te decían?
 (Risas) Una vez casi me doy de quiños con mi primo por que no me creyó, me decía: ¡Eres un mentiroso chucha, al infierno te has de ir! Mis abuelos me preguntaban ¿qué es lo que sacas mintiendo? Mis amigos, los que ya me conocen, siempre me decían: El 50 % de lo que habla este man son mentiras y el otro 50 % son huevadas.
-¿Y qué sentías al escuchar todo eso?
 Me engañaba a mi mismo, trataba de meterme en mí y creerme todas las mentiras que decía. Ahí me pasaba, sino como que me remordía la consciencia.
-El hecho de que seas mentiroso, ¿Afectaba en tu desarrollo académico y laboral?
Sí, afectó mucho. Yo estaba siguiendo derecho en la Universidad Católica de Cuenca, pero mentí que me había sacado la lotería y mis amigos dijeron: Yo de vos ya no estudio. Y eso hice, deje de estudiar para que todos me creyeran. 
-¿Por qué dices que eres un adicto a las mentiras?
Es que no podía dejar de decirlas, así como un alcohólico no puede dejar el licor, yo no dejaba las mentiras. Y dicen que alguien que tuvo una adicción siempre será un adicto por lo tanto sigo siendo mitómano.
-¿Cuál crees que fue la peor mentira que dijiste?
Un día me fui de paseo con mis amigos, tome tanto que me caí y me rompí la cabeza. No fue nada grave, pero yo les llame a mis abuelos diciendo que había tenido un accidente en el carro y que estaba en la clínica. Cuando mi abuelita se enteró se había desmayado, tuvo un pre-infarto por mi culpa. Se asustó demasiado.
-¿Qué momento de tu vida fue crucial para determinar que eras un mitómano?
Hace un año,  después del infarto de mi abue y de notar que caí en mis mentiras de una forma tan fuerte que me vi como el niño que miente en esa fábula del lobo que se come a las ovejas. Llegue al punto donde nadie, ni siquiera mis abuelos, que siempre confiaron en mí, me creían. Por eso, y por el daño que causaba  ya no quise mentir más.
-¿Qué fue lo primero que hiciste para tratar este trastorno de conducta?
Averigüé en internet y leí sobre muchos casos, que se parecían al mío, de personas que mentían sin parar. Y en uno de los foros, se recomendaba que visitemos a un psicólogo y eso fue lo que hice. Desde ahí cambió mi vida radicalmente. Agradezco a Dios por eso, a mi familia y a mi psicóloga que puso mucho empeño en mí.
-¿Sientes que ya puedes controlar el trastorno?
Sí. Aprendí que no es necesario crear una realidad imaginaria para que las personas te aprecien. Basta con ser tú mismo.
-Según tus experiencias ¿Cómo crees que se puede saber cuando una persona es mitómana o no?
Un mitómano miente demasiado y se muestra completamente diferente a lo que realmente es hasta llegar al punto de lastimar al resto. Una persona común miente, por que todos mentimos, pero no de esa forma.
-Muchos psicólogos dicen que ser mitómano es una enfermedad incurable ¿Qué piensas al respecto?
Bueno primero debo decir que para mí no es una enfermedad, por que no estoy mal de salud. Lo que tengo en un problema psicológico, es un trastorno que sí puede ser tratado, no curado, tratado. Sé que tarde o temprano voy a mentir como todos, pero también sé que no lo haré sin motivación alguna.
-¿Cómo se que no me mientes?
(Risas) Soy incapaz de hacerlo. Además creo que esto puede servir para muchas personas que estén pasando por lo mismo que yo viví.  
-Y ¿Qué mensaje darías a estas personas?
Bueno, les dijera que la mentira no soluciona ni justifica. Es mejor ser felices de verdad con la verdad que ser felices de mentira con las mentiras.
-Por último ¿Qué ves en tu futuro?
 Me veo como todo un profesional responsable con una familia, pero ante todo ¡Sin mentiras!

Redes Sociales en Internet

¿Quién no esta en una red social? Ya sea HI5, Facebook, Twiter, etc. La mayoría de personas estan en una. En ella conocen y encuentran a cualquier persona enlazada en la red, de cualquier parte del mundo. Es una forma de socialización contagiosa y "de moda". "Quien no esta en una red social no es nadie". La actulidad la hacemos nosotros, todos  por medio del internet y eso nos pone en contacto con la realidad mundial pero nos desactuliza con nuestro contexto.

Periodismo en línea: La competencia por ser el más actual.

Hoy, 6 de octubre del 2009, predominan dos noticias de interés nacional: “Cesan los paros y se habilitan las carreteras” y “Los 6 acuerdos entre Indígenas y el Gobierno”.
En los medios digitales las noticias tienen un diferente punto de vista, pero ante todo una hora diferente de publicación, lo que demuestra cuál es el medio más actual.
En el Diario el Comercio, la noticia más reciente trata sobre la culminación del paro en las vías de Azuay, se publicó a las 12h50 de hoy: http://ww1.elcomercio.com/noticiaEC.asp?id_noticia=308801&id_seccion=3. Mientras que la misma noticia pero más corta y concreta fue publicada por Diario el Mercurio a las 11h04: http://www.elmercurio.com.ec/217488-habilitada-panamericana-sur-en-tarqui.html . Hay que tener en cuenta que este Diario tiene cierta ventaja, ya que es un medio Cuencano.


Con respecto a la segunda noticia de interés nacional, antes nombrada; el Diario El Hoy publicó la noticia a las 00:10, http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/la-conaie-impone-25-condiciones-a-correa-371624.html, lo que demuestra que está en constante actualización, contrariamente de lo que ocurre en el Universo, que no publicó esta noticia y el Diario el Tiempo que divulgó ésta información a las 08:07.


Sin duda alguna, la ley del diario digital más tecnológico y actual, está en juego. Las personas que recibimos la información, somos los que tenemos la última palabra sobre quién gana la competencia en el periodismo en línea.

"Donde terminan mis derechos... empiezan mis deberes"

Hoy, no pude evitar tener una gran curiosidad de visitar la página:"www.jovenesporlosderechoshumanos.org". La vi en televisión, en el periódico, incluso en la página de inicio de facebook. Tenía que ver de que se trataba, y fue una gran experiencia. La página muestra los 30 derechos humanos por medio de videos, donde los protagonistas principales son jóvenes y niños.


No puedo negar que muchos de los videos son muy intensos, a tal punto que me daban escalofríos y "mariposas en la barriga". Cuando leí por primera vez los derechos humanos,no sentí nada parecido. Estuve completamente segura que en mi vida no se violaba ninguno de ellos, así que siempre estuve tranquila; hasta hoy que recorde una frase que mi profesora Teresa Carrión repetía con énfasis "donde terminan mis derechos, empiezan mis deberes". Así que decidí escribir esta pequeña entrada en mi blog; con el fin de cumplir mi deber y derecho de dar a conocer este execente material.


¡Los Derechos Humanos no pudieron ser expresados de mejor forma! No basta con leerlos, sino sentirlos y respetarlos.

Entregadas por amor:


Síndrome de la Abuela Esclava
Cecilia, tiene sesenta y cinco años, cinco nietos, tres hijos y un marido. Con los años y las responsabilidades, su vida se ha tornado estresada y ocupada a tiempo completo. Su salud se ha visto afectada, pero aún así no deja de dar todo por su familia, aunque no este en condiciones de hacerlo.
Después de levantarse, sirve el desayuno para sus tres nietos que están a cargo de ella, porque sus padres migraron a los Estados Unidos. Los va a dejar en la escuela, prepara el almuerzo, limpia la casa y atiende a su marido. Al medio día va a recoger a sus nietos; y en la tarde los ayuda con sus tareas, los lleva de paseo, asiste a las reuniones de la escuela, prepara la merienda y los acuesta a dormir. Al final del día Cecilia siente que no da más, pero su amor hacia sus nietos e hijos la hace levantarse todas las mañanas, ya que “uno da todo por amor”.
En Ecuador éste cuadro es muy común. Abuelas sobrecargadas de obligaciones, tareas y responsabilidades asumidas voluntariamente, poco a poco son consumidas por el estrés, cansancio y presión que físicamente no aguantan.
Así, con este peso tan grande en una mujer de tercera edad, se puede producir el Síndrome de la Abuela Esclava. Una manifestación del agotamiento consecutivo a estrés o sobreesfuerzo físico y emocional crónicos, sobre todo en relación con las responsabilidades propias de una ama de casa en ejercicio activo.    
El síndrome de la abuela esclava fue descripto y estudiado por el doctor Antonio Guijarro Morales, cardiólogo español, profesor de la Universidad de Granada. En su obra, el autor reseña e ilustra con varios ejemplos reales esta forma de enfermedad “frecuente y grave, potencialmente mortal”, ya que se solapa, provoca o descompensa a enfermedades comunes, como la hipertensión, diabetes, angina de pecho, migraña, reumatismo, neurosis, ansiedad, depresión y otras. Algunas veces puede concluir hasta en el suicidio. El diagnóstico y tratamiento previenen evitar este trágico final.
Cecilia, sufre de fuertes dolores lumbares además de hipertensión (presión sanguínea alta). Su esposo e hijos le dan apoyo para que ella siga pendiente de sus labores domesticas y el cuidado de sus nietos, sin pensar en el daño psicológico y físico al que la someten.
El doctor Luis Rivas, Médico Geriatra, nos comenta que los casos de abuelas con estos síntomas, son muy comunes en nuestro medio, como ya sabemos es más fácil delegar el cuidado de los niños a las abuelas por no contar con recursos económicos para niñera o guardería, porque existen lazos afectivos, por comodidad, porque es gratis y sobre todo por la migración de los padres de los niños.
Lamentablemente no todas las familias están informadas de este síndrome, y por ello el abuso hacia ellas es diario e imperceptible. Generalmente la falta de lamentaciones, por parte de estas mujeres, como es el caso de Cecilia, es el principal problema para atajarlo, ya que todas las dolencias intentan curarse con fármacos o incluso hospitalizaciones. Una vez en el hospital y sin cargas domésticas, estas mujeres mejoran de forma muy notable, pero al volver a su rutina cotidiana resurgen los mismos síntomas, o incluso, otras enfermedades.
La falta de sinceridad, por parte de estas mujeres; tanto hacia los médicos como hacia su propia familia, viene originada por una especial concepción de la responsabilidad, formada por una educación basada en la entrega a la familia. Sin embargo, sus cuerpos ya no soportan tanta tensión. “Ellas no se quejan, porque no estaría bien", dice Cecilia. Ella, aunque no lo acepta, es victima de un abuso, ya que cuida a sus nietos de forma sistemática, tiene excesivas responsabilidades familiares en función de sus capacidades, no disfruta de su tiempo libre como ella quisiera y tiene miedo a quejarse por represalias familiares (retirada del cariño, chantaje emocional.
“Mis nietos e hijos me reclaman porque soy quejumbrosa y enfermiza”, dice Cecilia, mostrándose triste y abatida. Contrariamente una abuela esta feliz si aporta bienestar a la familia, ayuda a sus hijos y familiares en función de sus capacidades físicas y emocionales, no tiene responsabilidades directas con sus nietos de forma sistemática y tiene libertad para decidir que hacer con su tiempo.
Se dice que en España existen más de cuatro millones de mujeres mayores de 65 años, el 30,9 por ciento de las cuales aporta cuidados fundamentales para su red familiar. Sólo el 17,6 por ciento de mujeres mayores son objeto de cuidados y atención por parte de algún miembro de su familia. Lamentablemente, este síndrome es habitual en nuestra sociedad Ecuatoriana también, constituyendo una de las más extendidas pandemias sufridas por las mujeres en el siglo XXI. Es un hecho que en cada familia hay, hubo o habrá una abuela esclava, por lo menos.
Para poder dar solución a una situación de excesivo estrés familiar, el doctor Guijarro aboga por la implicación de la familia y de todo el entorno más cercano, ya que son los propios familiares quienes deben descargar de un exceso de trabajo a la abuela, aunque sin mermar su autoestima.
"La curación o liberación definitiva de esta condición se alcanza cuando se consigue el equilibrio entre los cometidos asignados a la abuela y su fortaleza física y emocional". De este modo, en el momento en que se cancelan responsabilidades excesivas y se produce un contacto equilibrado con la familia, la mujer con este síndrome siente una notable mejoría. Según Guijarro, este síndrome "se puede curar con tan sólo concienciar a las familias a través de los medios de comunicación. Pacientes que antes habrían venido a la consulta, ahora saben de dónde le vienen tantas molestias y están en disposición de combatirlas".
Pero, muchas mujeres como Cecilia, siguen exigiéndose y dejándose exigir sin hacer conocer sus derechos. ¡No dejemos que más abuelitas sigan sirviendo. Merecen un descanso!


“Un viejo insoportable es lo que queda de alguien que se hizo viejo, soportando a los que ahora no lo pueden soportar…”




Yo no olvido al año viejo...


Tradiciones de fin de año en el Ecuador...

En todo el Ecuador se espera con ansias una costumbre singular que se celebra mediante la despedida del año que termina con la quema de un monigote, rellenado de papel o aserrín y que por lo general representa a un personaje que ha sobresalido en el año, aunque entre las familias y amigos se escoge a la persona más estimada o bonachona del grupo. La quema del monigote es exactamente a la media noche, con gritos, lloros, abrazos, tradiciones extrañas para la buena suerte y un buen salto a la chamiza se acoge al año venidero con felicidad y unión. No podemos olvidar a otro personaje que esta presente en esa noche, la famosa “viuda”. Generalmente es un hombre aquel que se disfraza, su fin es entretener con su cómico sufrimiento a cambio de unas monedas para “su viejito que esta a punto de morir”.
Así mismo, existen otras costumbres en la fiesta del Año Viejo que generalmente son supersticiones o augurios que pretenden traer beneficios para el año venidero. Por ejemplo hay unos que corren con una maleta alrededor de la cuadra para tener un viaje. Otros comen doce uvas, con las cuales se piden deseos para cada mes del año. También existe la famosa superstición de que utilizar ropa interior de ciertos colores traerá buenaventura; el interior rojo para el amor o el amarillo para el dinero. Se piensa también que se debe escribir su sueño preciado en un papel para quemarlo. Se cree, en algunos pueblos, que se deben lanzar fuegos pirotécnicos en honor a los santos para que bendigan el año. Muchas personas queman sus zapatos o “chanclas” para emprender nuevos caminos. Además se debe comer una cucharada de lentejas (cocidas) dentro de los primeros minutos del nuevo año para tener prosperidad. Lavarse las manos con champaña y azúcar: para tener dinero, pero a las 12 de la noche en punto. De esta forma, los anhelos y aspiraciones se hacen realidad… o por lo menos eso dicen…
Tradiciones, costumbres, augurios; todas las manifestaciones que vienen con la celebración para recibir el nuevo año, hacen de este ritual uno de los más esperados e inolvidables en nuestro país, en el que lo más importante es agradecer por todo lo vivido en el año transcurrido, y como dice la canción “Yo no olvido no, no, no al Año Viejo, porque me ha dejado cosas muy buenas…”